VULCAN

VULCAN

  El tratamiento de agua con Vulcan no altera la calidad del agua, pero sí el modo en cómo la cal cristaliza. Ésta, disuelta en agua dura y no tratada, cristaliza en forma de “velcros” de cal si hay un aumento de temperatura o una caída de presión.

Estos “velcros” de cal se unen y depositan en las superficies de tal manera que, dentro de poco tiempo, acabarán formando sedimentos.

La tecnología patentada de impulsos de Vulcan, varía a través de procesos naturales de electroforesis la forma de los cristales de calcio y magnesio.

La cal, disuelta en el agua tratada con Vulcan, cristaliza en forma de una varilla monocristalina no dañina. Estas varillas de cristales ya no pueden reaccionar entre si y fluyen con el agua en forma de polvo fino.
 

En agua calcárea no tratada produce permanentemente dos procesos paralelos.

  1. En el primer proceso se forman incrustaciones calcáreas debido al agrupamiento de los cristales de cal; en esta reacción se libera ácido carbónico. El ácido carbónico así formado, reduce, en un proceso que se realiza paralelamente, los sedimentos existentes de cal – se hablatambién de “procesos naturales de removimiento“ . La sedimentación se realiza más rápida que el removimiento natural y la tubería se atasca
  2. Vulcan impide la formación de nuevas incrustaciones en el tubo. El proceso natural de removimiento de cal solamente tiene que eliminar sedimentos ya existentes. La cal se reduce rápidamente antes de volverse a formar. El tubo queda libre de incrustaciones.
    El ácido carbónico sólo puede disolver la cal de la cal y no la cal de las paredes internas de los tubos; así permanece una fina capa protectora en los tubos.
La técnica de impulsos de Vulcan, con su efecto electroforesico, fomenta la formación de una capa metálica protectora de cobre. Esta capa se compone, conforme al material del tubo, de carbonato de cobre, hierro o zinc que se puede encontrar en las superficies relucientes de metal; de esta forma Vulcan protege así toda la tubería del óxido y la corrosión.